Photo by Morgan Noe on Unsplash.

Hoy quiero hablaros sobre un tema del que hasta hace bien poco yo era absolutamente ignorante: La mafia de la arena.

Cuando escuché la expresión hace quince días (en un episodio de Elementary, por cierto), lo primero que pensé fue que a los guionistas de la serie se les estaban acabando las ideas y ya no sabían qué inventar… Pero como ya otras veces habían utilizado información real para darle verosimilitud a sus historias, decidí recurrir a San Google a ver qué me decía. Y… Oh, sorpresa. Oh, dolor. Oh, campos de soledad, mustios collados… ¡Resulta que la mafia de la arena existe1!

Después de mi primera reacción de sorpresa, mi cerebro (pobre, pobre cerebro mío) empezó a imaginarse a un Al Capone o un Tony Soprano contando fajos de billetes mientras pasaban camiones cargados de “fardos de arena”, envueltos en cinta de embalar marrón, como los que salen en las noticias. Luego imaginé las habituales mesas de incautación de la Guardia Civil, con un montón de dinero, una Glock 9mm, móviles… y un montón de arena de playa. Sinceramente, no se me ocurría cómo alguien podría querer arena de contrabando. Así que empecé a investigar un poco sobre el tema y no, no son Capone ni Soprano, pero tienen tela.

¿Quién la quiere?

Empecemos por el principio. ¿Por qué arena? ¿Para qué? Bien, la arena no sólo sirve para echarte a tomar el sol o para que te la lleves a casa en la toalla y no te libres de ella en un mes, no. Sirve para muchas cosas y es uno de los recursos más consumidos en el mundo.

El sector de la construcción

El sector de la construcción sólo en 2012 consumió alrededor de veintiséis mil millones de toneladas de arena en el mundo… así, a ojo2. Existen evidencias de que muchos países ocultan las cifras reales de extracción de arena para evitar multas y tapar casos de corrupción que favorecen el tráfico ilegal de arena. Por eso hay que intentar calcular el consumo de arena a ojo. La estimación para el 2012 se basó en la producción mundial de cemento. Según los 150 países que informaron sobre la producción de cemento, en 2012 el balance fue de 3.700 millones de toneladas. Sabiendo que para producir una tonelada de cemento, las fábricas deben utilizar cerca de siete veces más cantidad de arena y grava… Ahí tenemos el resultado: 25.900.000.000 toneladas métricas.

La arena se utiliza para la producción de cemento y hormigón, principalmente. Pero las constructoras se benefician de la arena de otra forma, que nos lleva al siguiente consumidor.

El sector del vidrio

Los principales componentes de la arena continental no tropical son el dióxido de silicio (SiO2), o sílice, y diversos carbonatos3. Y… casualmente la receta para hacer vidrio (el de las ventanas de toda la vida) es: 73% dióxido de silicio (SiO2), 14% óxido de sodio (Na2O), 9% óxido de calcio (CaO), 4% óxido de magnesio (MgO). A estos ingredientes se les pueden añadir carbonatos (otra casualidad, supongo) también presentes en la arena. Pero espera, que esto no acaba aquí.

Las metalúrgicas

Como veíamos en el punto anterior, el principal componente de la arena es el sílice. Mediante una reacción a altas temperaturas con carbono, se consigue separar el silicio del oxígeno, dando como resultado el silicio de grado metalúrgico, que luego se utiliza para la fabricación de metales y aleaciones de aluminio.

Los fabricantes de electrónica

El silicio es un semiconductor, es decir, que no es ni conductor ni aislante, sino que puede cambiar su comportamiento dependiendo del modo en que se utilice. Una vez obtenido el silicio de grado metalúrgico, el siguiente paso es conseguir refinarlo para grado industrial o solar, el que se utiliza para la fabricación de productos electrónicos4.

Pero hay muchos más…

El silicio se utiliza en la fabricación de cerámicas y porcelanas, barnices, esmaltes, aislantes, abrasivos, láseres, siliconas, lentillas, paneles solares, ladrillos, moldes, fibra de vidrio, desecantes, explosivos, aislamientos o lubricantes de alta temperatura. También como fertilizante, como material para crear aleaciones o como protector de metales. Pero…

¿Hay arena suficiente?

En vista del tamaño del sector de la construcción y de la cantidad de arena que se permite extraer legalmente, la respuesta es no. Y, como siempre, cuando un recurso está limitado y la demanda es muy alta, se crea el escenario perfecto para que aparezca el crimen organizado. No pocas constructoras recurren a la mafia de la arena para conseguir la que no pueden adquirir legalmente.

  • Población urbana mundial (en millones)

Fuente: Banco Mundial

La clave está en las poblaciones urbanas. Cada vez son más y más grandes, así de simple. Entre 1960 y 2017 la población urbana ha crecido desde los 1.019 millones hasta los 4.128 millones. Y sigue creciendo cada año.

Otro dato que puede hacernos ver la magnitud del problema: Entre 2011 y 2013 China utilizó más cemento que los Estados Unidos en todo el siglo XX. Es evidente que la situación actual es insostenible a medio y largo plazo.

Aquí me gustaría hacer una pequeña aclaración. Cuando se habla de mafia de la arena, no se está hablando de la típica mafia italiana, familiar, a lo Soprano. Este término se usa para referirse a las redes clandestinas de tráfico ilegal de arena que han surgido en estos últimos años.

La arena es el ingrediente esencial que hace posible la vida moderna. Y estamos empezando a agotarla5.

Los países que más consumen

Como explicaba antes, el principal uso que se le da a la arena es el de la construcción. Cerca del 95% de la arena va a parar a este sector. Los tres países con las mayores industrias constructoras son Estados Unidos, China e India. Se prevé que en los próximos 20 años estas industrias muevan 256.000.000.000$, más de un cuarto de billón de dólares. Un negocio demasiado tentador como para dejarlo pasar, ¿verdad?

Otro devorador de arena es Singapur. Esta pequeña ciudad estado ha crecido más de 125Km² en los últimos 40 años. ¡Y prevé crecer otro tanto antes de 2030! ¿Cómo lo hace? Muy fácil. Compra la arena de sus vecinos (Vietnam, Indonesia, Filipinas…) y luego la vierte en las orillas de su isla. Así van ganando terreno al mar y siguen construyendo más rascacielos.

Una buena noticia

Indonesia, Vietnam y Camboya han dejado de vender arena a Singapur en los últimos años, viendo cómo sus reservas de arena mermaban.

En la mayoría de los países hay constructoras o productores de materiales de construcción con permisos para explotar los recursos de arena. Sin embargo, estas empresas están limitadas por cuotas para evitar la sobreexplotación. Del mismo modo, tienen que pagar tasas por cada tonelada que extraen.

¿Por qué no usar la arena de los desiertos?

Dejando a un lado las consideraciones medioambientales (que deberían ser suficientes), la arena de los desiertos no es útil para la construcción. La arena desértica es demasiado redonda debido a la erosión del viento. Para la construcción se necesita arena angular, con cantos, para que los granos se entrelacen entre sí y mantengan el hormigón unido. El hormigón hecho con arena del desierto no ofrece la resistencia necesaria.

La que se utiliza (y la que roba la mafia de la arena) suele estar en los lechos de los ríos, lagos y océanos, así como en las playas.

¿Dónde está la mafia de la arena?

Básicamente podemos decir que en todo el mundo hay mafia de la arena. Los países con mayores controles de las explotaciones y con normativas medioambientales más estrictas sufren menos esta lacra, pero no son inmunes. A día de hoy no hay evidencias de que su actuación afecte de forma significativa a estos países con regulaciones avanzadas. Los países donde estas organizaciones criminales operan con mayor impunidad están en su mayor parte en Asia. Por zonas, son dos:

India

La mafia de la arena se mueve por la India como Pedro por su casa. Ha habido polémicas y protestas en varias ocasiones, pero están muy lejos de pararles los pies. Una de estas polémicas es la de Durga Shakti Nagpal, una oficial pública de Greater Noida, Uttar Pradesh.

Esta magistrada de subdivisión india se enfrentó a la mafia de la arena local, ordenando una investigación sobre las explotaciones ilegales de la zona. El gobierno la suspendió, evidenciando la corrupción que apoya en la sombra a estas organizaciones. Su superior inmediato, el magistrado Ravikant Singh salió en su defensa y fue destituido inmediatamente. Por fin, tras muchas protestas públicas, el gobierno revocó la suspensión de Durga6.

Este caso es solo una muestra de la capacidad que tiene la mafia de la arena en este país. Al menos el episodio ha servido para abrir el melón en este país.

China y el Sudeste Asiático

China es el segundo país del mundo en muchos sectores. El de la construcción no es una excepción. La voracidad de las constructoras chinas no parece tener fin y la arena legal no es suficiente. Una de las principales víctimas de la mafia de la arena en este país es el río Mekong. Este gigante de 4.350 kilómetros de longitud es el segundo entorno con mayor biodiversidad del mundo, solo por detrás del Amazonas y viaja desde el interior de China hasta el sur de Vietnam.

Por si los constantes vertidos que se realizan en el río no fuesen suficientes, la sobreexplotación de la arena del fondo y las riveras del río están acabando con la poca biodiversidad que queda de este río. En 2016 el fotógrafo Jian Gao decidió recorrer el Mekong para ver por sí mismo las consecuencias de la extracción de arena7.

Lo que encontró es un escenario de pobreza inducida por la explotación sin control de un río que alimenta cada día a cientos de millones de personas de China, Myanmar (Birmania), Laos, Tailandia, Camboya y Vietnam. En este último país Pham Van Bac, el director del Departamento de Materiales de Construcción (sí, existe), ha declarado que al ritmo actual, con bastante seguridad a finales de 2020 Vietnam se habrá quedado sin arena.

El río Yangtze y el lago Poyang en 1995 (izquierda) y en 2013 (derecha).

Otra de las zonas más afectadas es el río Yangtze junto con el lago Poyang. Este lago es la principal fuente de arena de China y la explotan a marchas forzadas. De hecho, este lago se ha convertido en la mina de arena más grande del mundo, de la que se extraen cada año 236 millones de toneladas. En la imagen interactiva puedes ver las consecuencias de esta actividad.

¿Cómo actúa la mafia de la arena?

Las organizaciones que forman esta mafia de la arena saben que este es un recurso muy apreciado y cada vez más escaso. Por eso están dispuestas a hacer lo que sea necesario para llevarse su trozo del pastel. He mencionado antes la corrupción en las administraciones de la India que hacían la vista gorda ante las actividades de la mafia. Esta corrupción es solo una pequeña parte del trabajo de estas organizaciones. He aquí algunos ejemplos:

12/03/2012 – Tirunelveli, Tamil Nadu. Un camión de la mafia de la arena aplasta y arrastra a un joven de 24 años que intentaba impedir que se llevaran la arena de su pueblo (ver noticia).

01/08/2013 – Sector 126 de Noida. Un activista que había presentado una denuncia contra la mafia de la arena fue asesinado a tiros (ver noticia).

07/09/2013 – Punjab. Un hombre de 55 años fue aplastado por un tractor de la mafia (ver noticia).

10/01/2014 – Singrauli, Madhya Pradesh. La mafia de la arena intentó quemar vivo a un agente forestal (ver noticia).

05/04/2015 – Morena, Madhya Pradesh. La mafia estrella un camión contra un oficial de policía, matándolo en el acto (ver noticia).

21/09/2016 – Gandrao, Shamli. 6 agentes de policía son atacados y heridos por la mafia de la arena (ver noticia).

26/03/2018 – Bhind, Madhya Pradesh. La mafia de la arena aplasta a un periodista que iba en moto por la calle en pleno día tras presentar una denuncia por amenazas (ver noticia).

08/05/2018 – Pandichery, Tamil Nadu. Un agente de policía de 37 años es asesinado por la mafia de la arena (ver noticia).

Estos son solo algunos ejemplos de la violencia con la que actúa esta mafia. Existen informes que hablan de cientos de muertos en estos años.

¿Y si nos quedamos sin arena?

Las consecuencias de esa eventualidad serían catastróficas a muchos niveles. La primera y más directa sería (ya lo es) la destrucción de biodiversidad. Pero hay otras que debemos tener en cuenta. Un informe elaborado después del terrible tsunami que asoló las costas de Sri Lanka en 2004 indica que la falta de arena provocó que las olas fuesen más devastadoras de lo que habrían sido en circunstancias normales.

Desde el punto de vista de la biodiversidad, los efectos a corto, medio y largo plazo son devastadores. La doctora Aurora Torres, ecóloga en el Centro de Investigación Integradora de la Biodiversidad de Alemania explica en su artículo8 que la extracción de arena de los lechos de los ríos y océanos afecta a los ecosistemas, debido a la erosión, a la alteración de los hábitats bénticos y a la suspensión de los sedimentos.

La extracción de arena también afecta a los seres humanos de forma directa, reduciendo o destruyendo la productividad de las fuentes de alimentos propias de las costas y riveras, como pesquerías, arrozales, piscifactorías. En el Mekong, del que hablábamos antes, la reducción de las barreras naturales de arena ha facilitado que el agua salada del mar se adentre en el curso del río, destruyendo el suelo cultivable de las orillas y afectando al suministro de agua dulce de cientos de miles de personas.

¿Cómo lo arreglamos ahora?

Ah, la pregunta del millón… La verdad es que a estas alturas de la película no hay una respuesta sencilla. La industria de la construcción es un coloso demasiado grande como para frenarlo de golpe. Tampoco es que esté gobernado por la gente más escrupulosa, ya que estamos. Pero hay cosas que se pueden hacer.

Alternativas

Hay alternativas (de verdad) pero es necesario adaptarlas al mercado mundial actual. Un estudio de 2015 realizado en India por Sumanth Kamplimath y Ashwin Joshi analizaba opciones alternativas al cemento de arena tradicional, comparando su comportamiento y su resistencia a la presión. Los resultados presentan candidatos prometedores que pueden ser la solución al problema (y de paso a la actividad de la madia de la arena)9.

Planificación

Sí, ya sé que los gobiernos funcionan a golpe de elecciones y que a los políticos les encanta inaugurar cosas cada cuatro años. Pero si se planifica la construcción de estructuras de forma racional, se puede reducir el consumo desmedido de arena. Pensar las infraestructuras para que duren más tiempo, renovar las existentes en lugar de construir nuevas, evitar las obras innecesarias, son cosas que se pueden hacer y que pueden marcar la diferencia.

Adaptación

Adaptarse a las necesidades y recursos locales. Esta es un poco de cajón. Si el ritmo de construcción en una zona no es muy intenso, se pueden reciclar materiales de construcción para cubrir gran parte de la demanda. Muchas veces se tira una construcción para hacer otra, así que ¿por qué no aprovechar todo lo que se pueda?

Legislación

Otra de cajón. Os voy a poner de ejemplo (sin que sirva de precedente) la ley española. Es probablemente una de las más rígidas sobre el tema. La Ley de Costas de 1988 prohibió tajantemente la extracción de áridos de las playas y los ríos, excepto para la regeneración de las propias playas. Y aún así, la tendencia general es la de utilizar lo que se llama “arena de machaqueo”. Esta arena manufacturada se obtiene de triturar granito u otros materiales. Vamos, que si se puede conseguir en este país, se puede en cualquiera.

Referencias:

  1. Global News – “The world is running out of sand” https://globalnews.ca/news/4274233/world-running-out-of-sand-black-market/
  2. Pascal Peduzzi – “Sand, rarer than one thinks” http://www.grid.unep.ch/products/3_Reports/GEAS_Mar2014_Sand_Mining.pdf
  3. Ejemplo de “Usos de la arena” https://www.ejemplode.com/38-quimica/4940-usos_de_la_arena.html
  4. Ignacio Mártil explica el proceso en el diario Público: https://blogs.publico.es/ignacio-martil/2016/11/18/silicio-la-materia-prima-de-dos-revoluciones-la-electronica-y-la-energetica/
  5. Vince Beiser en The New York Times: https://nyti.ms/28RsauD
  6. Wikipedia – Durga Shakti Nagpal: https://en.wikipedia.org/wiki/Durga_Shakti_Nagpal
  7. Vice – Photographing the Disastrous Effects of Sand Mining on the Mekong River: https://bit.ly/2CkpVM7
  8. Torres, Aurora & Brandt, Jodi & Lear, Kristen & Liu, Jianguo. (2017). A looming tragedy of the sand commons. Science. 357. 970-971. 10.1126/science.aao0503. https://www.researchgate.net/publication/319535816_A_looming_tragedy_of_the_sand_commons
  9. Sumanth M Kamplimath, Ashwin M Joshi – “Alternatives to Conventional Cement-Sand Mortar for Sustainable Masonry Construction” https://bit.ly/2SWIFbL
Sobre o autor
Deixa un comentario